lunes, 19 de abril de 2010

Ser Otaku en Tokio es un peligro

Por si el rechazo social que suelen sufrir los otakus japoneses no fuese ya suficiente, creándose incluso escándalos alrededor de algunos mangas, dos nuevas amenazas acechan al colectivo de fans de manga y anime: una de ellas, las bandas de macarras que los atracan, la otra, ni más ni menos que la propia policía nipona, que tiene orden de registrar exhaustivamente a todo aquel que tenga aspecto de otaku.

Es del dominio público que los otakus, cuando van de compras, suelen llevar una buena cantidad de dinero en efectivo, pues incomprensiblemente, en Japón el uso de tarjetas de crédito o débito aún no está muy extendido, además de existir una suerte de desconfianza hacia los bancos, pues se ha referido un caso de robo en domicilio en el que se sustrajo la nada desdeñable cantidad de 100 millones de yens (unos 630 mil euros), que el propietario guardaba en su propio hogar. En el barrio de Akihabara, comienza a rondar un nuevo grupo social, en el que sus componentes suelen llevar navajas, que aseguran son para su propia seguridad. Aunque lo más probable es que se trate de cazadores de otakus (Otakugari), y se dedican ni más ni menos que, navaja en ristre, a atracar y sacarle todo el dinero posible a aquellos que tengan aspecto de aficionados al manga o anime.

Entrevistados por un periodista, uno de los atracadores llegó a declarar que lo hace "porque los otakus están forrados" y le "resulta más fácil que robar el dinero de sus padres, además de no sentir culpa alguna, algo que con sus padres puede llegar a pasarle, porque los otakus son sucios, despreciables y huelen mal." Añadía que además "deberían ser exterminados, son como cucarachas, huelen igual", y llegaba incluso a compararse con el héroe de un videojuego de rol como Dragon Quest "es como cuando derrotas al monstruo y te llevas el oro". Por robo suelen adquirir entre 3000 y 30000 yens (entre 19 y 190 €), aunque en alguna ocasión obtienen botines mayores, llegando incluso a los 130 mil yens (820 €) en un solo atraco. Suelen ir a por "los que deambulan por ahí, los que son más débiles" y puesto que no han habido represalias ni por parte de los otakus asaltados, ni por parte de la policía, no pretenden parar hasta que esto no cambie.

Los cazadores suelen esperar a sus presas cerca de tiendas famosas, y los asaltan antes de que puedan entrar y gastarse el dinero, normalmente llevándolos por la fuerza a algún callejón cercano, con una sutil estratagema: rodean el hombro de la víctima con el brazo, lo que a ojos de los demás parece una actitud amistosa. Entonces les preguntan si les pueden dejar algo de dinero, amenazándoles con un cuchillo, hasta que obtienen su botín.

Por si esto no fuera poco, en otro popular barrio otaku, Shinjuku, la policía tiene derecho a detener a cualquiera que vista como un otaku y a registrar sus pertenencias (mochila, bolsas, bolsillos...) con la excusa de que se trata de un control rutinario por la seguridad del barrio en busca de armas. Esto ha sido muy comentado en los últimos días en diversos foros y chats japoneses, donde se enfatiza que la policía hace lo propio de lo que en Japón se llama Shokumu Shitsumon: te preguntan cual es tu ocupación, te piden que les muestres alguna identificación y en algunos casos proceden a realizar más preguntas o incluso registran tus objetos personales, todo según como reaccione el interpelado.

Esta nueva actividad ha sido denunciada por la web Tantei File, que además proporciona una lista de las características que los policías deben buscar, proporcionada directamente por un oficial de la policía:

1. Gente que vista con pantalones o chaqueta de camuflaje
2. Gente con cadenas o llaves colgando de los pantalones
3. Gente de apariencia débil
4. Gente que lleve una bandana
5. Gente que lleve alguna prenda de cuero

Desde la web de Tantei File se decidió comprobar la veracidad de estos rumores, enviando a uno de sus colaboradores, Ozumi-san, a Shinjuku vestido con pantalones de camuflaje, una bandana, una cadena con llaves colgando del pantalón y guantes de cuero. Además, llevaba dentro de su mochila algo que no figura en la lista, como respuesta a un posible cacheo por parte de la policía, y que podéis ver a continuación...

¿Queréis saber como acabó? Pues el rumor resultó ser cierto, y como era de esperar, tras un breve paseo la policía lo detuvo y le pidió amablemente si podían registrar su mochila, a lo que Ozumi-san accedió encantado, diciendo "lo único que tengo es esto" mientras les mostraba el cartel. Tras esto, los policías, avergonzados, le pidieron que les dejase registrar sus bolsillos, aparentemente para disimular lo embarazoso de la situación, mientras trataban de ignorar el cartel.

Desde los foros se han lanzado una serie de indignadas preguntas, pero queremos dejaros con una en especial, por lo cierto de sus afirmaciones. En ella, su autor se preguntaba como personas que parecen y visten como yakuzas (miembros de la mafia japonesa), que seguramente llevan cuchillos, no son detenidas y cacheadas por la policía, mientras alguien tan inofensivo como un otaku, que por norma general no suele llevar cuchillos, tiene grandes probabilidades de ser detenido y pasar por esa humillación.
fuente
http://kaze.tv/foro/cultura-y-actualidad-asiatica/13480-otaku-tokio-peligro.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada